En esta vivienda vacacional se interviene para  adaptarla a las necesidades de los propietarios,  una familia numerosa con tres hijos de corta edad.

 

 

 

La distribución existente no se modifica ya que se adapta a las necesidades generales de los propietarios.

 

 

 

Se realizan una serie de cambios  mínimos para obtener espacios visualmente más amplios y actualizar materiales y acabados.

 

 

 

Lo más importante es crear dos baños completos a partir del existente al cual se le suma la superficie de un armario contiguo.

 

 

 

La selección de materiales en una paleta cromática neutra aporta frescura y luz a esta segunda vivienda que se transforma completamente con la mínima intervención.

 

 

 

Como resultado  una vivienda de estilo relajado, desenfadado y actual que junto con la decoración elegida crea ambientes acogedores y cálidos.

 

 

 

Elvira Agustín