En esta vivienda de 105 m2 se interviene en la reforma de cocina y baño y actualización de zona de día. La premisa era dar funcionalidad y potenciar la luz natural a la cocina y adaptar el baño a las nuevas necesidades de sus propietarios.

Después de 30 años de intensa vida necesitaba una reforma y aquí está. Una cocina que ha vivido muchas historias y ha sido testigo del paso de los años de una gran familia.

Sus antiguas y oscuras baldosas del suelo y paredes en color marrón se han sustituido por unas de formato actual y colores más luminosos, frescos y modernos. Se cambió radicalmente el estilo de los muebles, antes de madera tradicional color roble y encimera de melanina blanca por  los que veis en las fotografías, unos muebles modernos de diseño actual en blanco  y con una atrevida encimera de piedra en color morado, que le encantó a la propietaria.

La iluminación  y sistema eléctrico se cambió y adaptó a la normativa actual.

Renovamos todas las puertas de la vivienda. Optamos por unas en color blanco que le aportan luminosidad a todas las estancias, radicalmente diferentes a las antiguas y en algún caso optamos por correderas para aprovechar al máximo los metros cuadrados.

El recibidor también sufrió un lavado de cara y actualización. Papel pintado en la pared principal,  pintura, nueva iluminación y distribución eléctrica. La renovación de los muebles y algunos complementos, manteniendo  sólo aquellas piezas emotivas y especiales para los propietarios.

El  baño se reformó por completo. Cambio en alicatado y solado por piezas modernas y de colores claros. Cambio de bañera por plato de ducha, nuevos sanitarios y mobiliario, nueva grifería y accesorios. Renovación instalación eléctrica.

Elvira