En esta vivienda de 65 m2  situada en un antiguo edificio de Jaca se lleva a cabo un proyecto de interiorismo y decoración.

Un piso muy luminoso por su orientación y por su altura.

Uno de los objetivos de los clientes es potenciar esa luminosidad que tiene la vivienda  y crear sensación de amplitud. Se busca crear espacios de almacenaje que le den practicidad.

Se diseña una nueva distribución de la zona de día, con la incorporación del pasillo al salón,  obteniendo un espacio más diáfano y visualmente más amplio

Se decide usar  colores neutros empleando una gama cromática que aporte confort y serenidad. Los acabados neutros y las líneas simples se fusionan con maderas naturales y detalles de diseño.

Pintura en tonos neutro junto con una cuidada iluminación, general, puntual y decorativa, y la elección de tapizados y texturas dotan al espacio de tranquilidad.

El resultado es una vivienda personal e intima.

El dormitorio principal es un espacio perfecto para el descanso, sereno y acogedor ,en concordancia con la personalidad de los clientes.

En un dormitorio anexo de  pequeño tamaño se crea un vestidor muy práctico y funcional, que permitirá cambios para adaptarse  a las necesidades del paso  del tiempo.

 

Elvira