Cambio de imagen

 

Se interviene en  la recepción de uno de los hoteles con más historia de la ciudad. Era necesario optimizar el espacio y lograr una imagen más actual y funcional.

 

 

 

Con un presupuesto muy reducido se opta por renovar la paleta de colores, el mobiliario y mejorar la iluminación. El principal objetivo fue aumentar la sensación de amplitud y luminosidad de la recepción, así como renovar acabados. 

 

 

 Amplitud visual, luminosidad y funcionalidad, fueron las tres premisas más importantes para realizar este cambio.

 

Se eliminó  la doble puerta de entrada, ampliando la zona de atención al público. Para aislar la zona de trabajo y dar intimidad se colocó una mampara de cristal, permitiendo la entrada de luz natural y otorgando intimidad.

 

 

Unas  lámparas de suspensión sobre el mostrador  aportan una iluminación decorativa que da calidez al espacio. Se pintó la carpintería para potenciar la luz y se diseñó un mostrador de lineas simples con iluminación oculta.

 

 

 

 

Elvira Agustín