Una reforma integral convirtió este antiguo piso en una vivienda actual que se adapta perfectamente al estilo de vida de sus nuevos propietarios. Su excelente ubicación y la gran cantidad de luz natural que recibe gracias a su orientación, fue clave para que los nuevos propietarios optaran por una reforma total que se adaptase a sus necesidades.

 

Optamos por demoler casi todos los tabiques con la finalidad de optimizar lo metros cuadrados y reducir los espacios muertos. Una nueva distribución que deja paso a la luz natural por toda la vivienda. Al cambiar el acceso a la zona de dormitorios, pudimos ampliar uno de los baños y crear un gran hueco donde colocar un armario a medida.

Se cambiaron ventanas y balcones para lograr una mayor eficiencia energética. 

 

Un precioso suelo de madera de cerezo sustituye a la antigua baldosa de terrazo. Las antiguas y oscuras puertas se cambiaron por una nuevas en color blanco que aportan luminosidad a cada estancia, optando en algunos casos por puertas correderas para aprovechar al máximo los metros cuadrados.

 

Los propietarios querían dormitorios prácticos y funcionales y una vivienda cómoda y acogedora. Una paleta en tonos suaves potencia la luz natural del piso y ayuda a crear ambientes relajantes, donde el ajetreo de la vida diaria desaparece.

 

Elvira Agustín